Huevos

El huevo es la causa más frecuente de alergia en niños, suele aparecer antes de los 2 años de edad y afecta  hasta al 2,7% de la población infantil. Alrededor de un 55% de los niños alérgicos a huevo, lo tolerará a los 6 años de vida.

 

En general, los niños alérgicos al huevo reaccionan principalmente a la ingesta de la clara. Aunque la yema de huevo tiene diversas proteínas, la clara contiene los alérgenos mayores:

  • Ovomucoide
  • Ovoalbúmina
  • Ovotransferrina o conalbúminaOvomucina
  • Lisozima

También, en la yema encontramos proteínas alergénicas:

  • Gránulos
  • Livetinas
  • Lipoproteínas de baja densidad

Los síntomas de la reacción alérgica por huevo suelen ser reacciones cutáneas, acompañadas de síntomas gastrointestinales y respiratorios, pudiendo llegar a anafilaxia. Las reacciones por inhalación suelen provocar asma.

El huevo crudo es más alergénico que el cocido, de manera que se puede llegar a una tolerancia  de éste último, y no del primero. Se pueden presentar síntomas por reactividad cruzada entre huevos de distintas aves (gallina, pato, codorniz).

 

TRATAMIENTO Y CONSEJOS

El tratamiento consiste en una estricta dieta de evitación del huevo, sus derivados   y los productos que lo puedan contener.

La evitación del huevo pasa por una correcta lectura del etiquetado de los productos, ya que lo podemos encontrar como alérgeno oculto, en productos que  inicialmente no deberían contenerlo.

 

Existe un tratamiento de “inducción a la tolerancia “ por el  que se persigue conseguir la tolerancia del huevo, a través de un protocolo de desensibilización, bajo un estricto control médico.

 

PRODUCTOS, INGREDIENTES Y DENOMINACIONES QUE TIENEN O PUEDEN TENER HUEVO

 

  • Repostería: pasteles, galletas, bollos, magdalenas, bizcochos, hojaldres, empanadas,  turrones y merengue
  • Caramelos, golosinas, flanes, cremas, helados.
  • Salsas y mayonesas.
  • Pastas al huevo.
  • Algunos potitos.
  • Fiambres, embutidos, salchichas y patés.
  • Alimentos  rebozados.
  • Comida preparada: sopas, consomés, gelatinas y purés.
  •  Vinos clarificados con huevo.
  •  Cafés capuchinos y cafés crema
  • Vacunas incubadas en huevo (gripe, fiebre amarilla).
  • Albúmina: en caramelos, cremas y algunas margarinas.
  • Lecitina, (E-322) cuando no se especifique su origen
  • Lisozima (E-1105): en quesos.
  • E-161b: Luteína.
  • Otras denominaciones: Ovoalbúmina, conalbúmina, ovomucoide, ovomucina, ovomacroglobulina, apriteleninas, fosvitina, liveinas,/alfa-livenina

 

 

También es destacable la presencia de proteínas de huevo en cantidades traza en alimentos que originalmente no las contienen, como consecuencia de contaminación industrial, debido a fabricación conjunta con otros alimentos que sí tienen dichas proteínas, contaminación de utensilios de cocina, uso de aceite para distintos fines, etc. o en la misma cadena de fabricación.